Thursday November 26, 2020
| Última actualización: Wednesday at 7:46 PM

A resistir la represión del gobierno Estadounidense, a construir el movimiento revolucionario

Por Organización Socialista del Camino a la Libertad |
November 3, 2020
Leer más artículos en

A través del país, el gobierno Gringo, está soltando una oleada de represión atentando a criminalizar a todos aquellos que protestan contra los asesinatos de los afroamericanos y otras gentes oprimidas a manos de la policía. Nosotros le hacemos un llamado al pueblo a resistir la represión y trabajar hacia la revolución por medio de protestas masivas, y a unirse a grupos socialistas como lo es la FRSO.

Después del estrangulamiento despiadado de George Floyd ocurrió una insurrección masiva en la ciudad de Minneapolis, la cual también literalmente encendió en llamas a la estación de policía del 3er precinto. Ya era hora de que los poderosos dueños de este país sintieran el calor.

La rebelión de Floyd esparció protestas en cientos de ciudades, alcanzando también a los suburbios y a los pueblos pequeños del país. Millones de personas han participado en manifestaciones en contra de los asesinatos a manos de la policía y de la impunidad judicial, demandando control comunitario de la policía y el recorte presupuestario de la misma.

En respuesta, la policía conscientemente planea sus ataques con gas lacrimógeno, barrotes, bolas de goma – las cuáles han resultado en pérdidas de ojos- y hasta con armas de fuego. Los políticos han sido los que dirigen la agresión policial, provocando respuestas agresivas de los que se manifiestan, sabiendo que obtendrán ese resultado. Queremos ser claros, los políticos son nuestro objetivo principal. Los políticos deben realizar las reformas que se les demanda.

En la cima, el presidente Trump dirige la represión desde la Casa Blanca, y es llevada a cabo por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), coordinando con gobernadores y alcaldes locales, ambos Demócratas y Republicanos. Un buen ejemplo de esto es Portland, Oregón. La rebelión militante de hace meses ha resultado en un saldo de al menos 74 personas con cargos federales serios.

En Portland, Trump ordenó a DHS a dirigir un operativo incluyendo fuerzas y departamentos federales. Éstas fuerzas federales vigilaron a manifestantes en las calles, levantándolos y llevándoselos en camionetas sin insignias. Éstos también cazaron y asesinaron al activista anti-racista, Michael Rienhoel, en represalia por haberse defendido contra un extremista de extrema derecha que lo amenazó.

Después tenemos a Kenosha, Wisconsin, donde la policía baleó por la espalda al afroamericano Jacob Blake y lo dejó paralizado desde la cadera hacia abajo. Ahí de nuevo, la policía respondió a las manifestaciones con gas lacrimógeno y golpes de barrotes y balas de goma a las miles de personas presentes, violentamente haciéndolas huir de las inmediaciones de la corte municipal. La misma policía habilitó a un supremacista blanco para que disparara y asesinara a dos manifestantes, y después lo dejaron que huyera a pie atravesando las filas policiacas, completamente armado. Una semana después el presidente Trump alabó a estos mismos policías por su colusión.

Existen muchos otros ejemplos, pero hay dos más que sobresalen: la colusión de la policía con un supremacista blanco en Tallahassee, Florida, que culminó con la prohibición de las manifestaciones en las vías públicas y con múltiples arrestos, y también con los arrestos coordinados por las fuerzas federales de activistas anti-racistas en Denver, Colorado.

Esto queda claro, el gobierno Gringo está reprimiendo al movimiento popular e insistente para poner alto a los asesinatos a manos de la policía. Nosotros, la Organización Socialista del Camino a la Libertad, queremos compartir algunas lecciones que hemos aprendido de nuestra experiencia con la represión del FBI sucedida hace 10 años.

Lecciones de los Anti-guerra 23 (Antiwar 23)

El 24 de septiembre del 2010, los Anti-guerra 23 sufrieron redadas por elementos del FBI y ordenados a comparecer frente a un jurado de acusación bajo el pretexto de “apoyo material de terrorismo”. Mediante la movilización masiva, los Anti-guerra 23 pudieron repeler la represión política del gobierno gringo. Les debemos nuestras más sinceras gracias a nuestros amigos por todo Estados Unidos quienes nos ayudaron luchar y a ganar. ¡Solidaridad!

En Minneapolis y Chicago, más de 70 elementos del FBI irrumpieron en los hogares de los activistas, rompiendo las pertenecías personales y las vidas de los líderes de los movimientos populares. El FBI incautó cajas llenas de libros, periódicos, libretas, diarios, arte de niños, removieron fotografías y arte de las paredes, y se llevaron computadoras, teléfonos celulares, y pasaportes. Los federales se llevaron las pertenecías para esculcar cada íntimo detalle de las vidas y actividades de los activistas. El gobierno se proponía encarcelar a los activistas anti-guerra, líderes sindicalistas y estudiantiles por 15 años cada uno.

En Grand Rapids, Michigan, el FBI ordenó a comparecer a dos activistas más. Ésta fue una operación a nivel nacional, donde los elementos federales acecharon Durham, North Carolina; Milwaukee Wisconsin y San José California. Aunque no tuvieron mucho éxitos ya que todos se reusaron a hablar con el FBI o a comparecer frente al jurado de acusación.

La lección de los anti-guerra es clara: No hablar con el FBI. Solamente es requerido darles tu nombre, pero dígale que se comuniquen con tu abogado. No hablar con el FBI o cualquier otra agencia policiaca.

A la abolición del gran jurado (grand jury)

En los meses siguientes a las redadas del FBI, los anti-guerra 23 se reusaron a comparecer ante el gran jurado. El jurado está arreglado a beneficio de los dueños de este país. Si realmente quieres la abolición de algo, ese algo es esto.

En un gran jurado, el fiscal es el único haciendo preguntas y tú no tienes derecho a un abogado. Un vez hablando, estás obligado a responder cada pregunta o corres el riesgo de encarcelamiento. Es un sistema grotesco y unilateral regularmente usado y abusado. La resistencia es clave.

Resistir un gran jurado quiere decir NO HABLAR PARA NADA, sabiendo que aun así puedes acabar tras las rejas. Algunos años atrás algunos heroicos compañeros anarquistas estuvieron tras las rejas por meses en lugar de comparecer frente al jurado. El fiscal te puede meter a la cárcel por no hablar, pero no te puede dejar ahí por siempre.

Los fiscales usan el mismo gran jurado de manera opuesta también. Como cuando se trata de dejar libre a los policías que cometen crímenes. Lo decimos de nuevo, “A la abolición del gran jurado”.

A deshacerse de las leyes de “apoyo material”

El gobierno estadounidense usa cargos de “apoyo material para terrorismo” para ahogar el derecho de libre expresión, reprimir el derecho a asamblea, y para encarcelar disidentes. Muchos de los consignados anti-guerra 23 son miembros de FRSO. Todos los 23 han sido muy públicos en cuanto a sus campañas de solidaridad con movimientos de liberación nacional en Palestina, Filipinas y Colombia.

El periódico de FRSO, ¡Lucha y Resiste! Regularmente reporta acerca de los hechos heroicos del Frente Popular de la Liberación de Palestina (PFLP), y del prisionero político Simón Trinidad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) quien sigue preso en la prisión de súper máxima seguridad en Colorado. La FRSO está comprometida al internacionalismo proletario y a la solidaridad con los oprimidos en contra de sus opresores gringos. No nos echamos para atrás.
La FRSO sostiene el eslogan “Revolución, Socialismo y Liberación.” No cabe duda que el gobierno gringo y sus dueños en Wall Street se sienten amenazados por estas ideas. Es por eso que el FBI y las cortes con asecharon por ocho años, y después de eso se fueron por nuestros compañeros más cercanos.

El alguacil de Los Angeles realizó un operativo en la casa del activista chicano Carlos Montes. Montes enfrentó cargos inventados pero los vencimos mediante el movimiento masivo. Después el gobierno arrestó a la icónica activista Palestina Rasmea Odeh en Chicago. Odeh era una organizadora comunitaria de mujeres árabes en Chicago, la forzaron a salir del país después de una batalla de cuatro años que puso en cuestión a crímenes israelíes y alzó a la causa palestina.
Tampoco hay que olvidar a los más de 500 musulmanes americanos incriminados por el FBI y otras agencias usando las leyes de “apoyo material” como parte de la mal llamada “Guerra contra el terror”. El FBI y los fiscales continúan aun usando a informantes pagados para incriminar gente. En muchos casos pretenden ser tus amigos. Esto hicieron con los anti-guerra 23. Es fundamentalmente mañoso y grotesco.

¡La solidaridad gana victorias!

En la FRSO, estamos en solidaridad con los obreros y la gentes oprimidas del mundo en contra del imperialismo gringo. Decimos que las compañías financieras de Wall Street no tienen derecho de adueñarse de los trabajadores de este país y mucho menos de los trabajadores del mundo entero. La clase multi-millonaria que maneja a este país está en camino a la perdición.
Necesitamos reemplazar la dictadura de los ricos con la de la clase trabajadora y sus aliados. Afroamericanos, chicanos e indígenas hawaianos tienen el derecho a la autodeterminación. ¡La soberanía y el desarrollo de los nativos americanos y la demás gente indígena originaria! ¡La independencia para Puerto Rico y las demás colonias de EEUU! ¡Éste es el futuro, y podemos avanzar hacia éste rápidamente – si nosotros resistimos contra la represión del gobierno y si organizamos a nuestros movimientos hacia adelante ahora!

¡Organizar para ganar! No hablar con el FBI o la policía. Reusarse a comparecer frente al gran jurado.

¡Solidaridad!

inspectorrandoness