Tuesday February 25, 2020
| Última actualización: Tuesday at 1:10 PM

La lucha por los derechos de los inmigrantes: avanzando bajo un nuevo contexto

Análisis por Brad Sigal |
February 11, 2015
Leer más artículos en

St. Paul, MN – La acción ejecutiva migratoria que se introdujo el pasado noviembre, la cual temporalmente detiene la deportación de millones de inmigrantes indocumentados y les otorga permiso de trabajo, debe considerarse como una victoria del movimiento por los derechos de los inmigrantes.

En los últimos años la mayor parte del movimiento por los derechos de los inmigrantes se enfocó en exigir que el congreso o el presidente tomaran acción para detener las deportaciones y legalizar a los inmigrantes indocumentados. Tras la falta de acción por parte del congreso y la creciente presión de los movimientos de base, el presidente Obama finalmente introdujo una acción ejecutiva, presentando un nuevo programa de acción diferida llamada DAPA y expandiendo el programa de acción diferida del 2012 para los llegados de infancia conocido como DACA.

Sin embargo esta acción ejecutiva es temporal y no cubre a todos los indocumentados. Arbitrariamente excluye al menos la mitad de los inmigrantes indocumentados y no propone dar estatus legal permanente a aquellos que califican. Dicho esto, esta medida tomada por Washington es la más importante en las últimas décadas realizada a favor de los inmigrantes.

Tomando en cuenta que el partido Republicano controla actualmente el congreso, nadie espera una ley de reforma migratoria en los próximos dos años, y debido a la acción ejecutiva que acaba de realizar el presidente Obama, es improbable que este inicie alguna otra acción. Sin embargo millones de trabajadores inmigrantes continúan amenazados diariamente con la deportación, y viven oprimidos bajo las sombras. Hacia donde entonces se dirige la lucha por los derechos de los inmigrantes?

Luchas estatales y locales por la igualdad: licencias de conducir, educación, alto a las deportaciones

No todos los activistas que luchan por los derechos de los inmigrantes estaban enfocados en Washington en los últimos años. A nivel local, un poderoso movimiento popular exigía #Ni1más deportación. Estas campañas en contra de las deportaciones individuales se concentraron en exigir un alto a la colaboración entre la policía local y cárceles del condado con ICE (Departamento de Servicios de Inmigración y Control de Aduanas). Luego de que una serie de victorias lograran que varios gobiernos locales y estatales se rehusaran a cooperar con el programa de deportación “Comunidades Seguras”, estas campañas locales procedieron a exigirle al presidente que pusiera un alto nacional a las deportaciones.

Parte de la acción ejecutiva de Obama fue la eliminación del programa de deportaciones “Comunidades Seguras”; programa que estaba siendo contrarrestado por los activistas a nivel de condado y estatal. La campaña #Ni1mas deportación, que lucha localmente en contra de las deportaciones de individuos, es mayormente responsable por haber presionado exitosamente la acción ejecutiva presidencial.

Igualmente, han habido varias campañas victoriosas a nivel estatal en los últimos años, más notable en California, para lograr que los inmigrantes tengan acceso a licencias de conducir, al igual que acceso a la educación superior a través de las llamadas “DREAM Acts” (leyes estatales a favor de los DREAMERS.) El acceso a licencias de conducir elimina una de las principales causas de deportación: los inmigrantes indocumentados que son detenidos por la policía por manejar sin licencia son entregados a ICE y luego deportados. Las llamadas “DREAM Acts”, permiten que los inmigrantes indocumentados puedan pagar la matrícula estatal en las universidades, en vez de tener que pagar una matrícula internacional mucho más alta.

En los estados donde los políticos conservadores tienen más poder también se han llevado a cabo luchas defensivas en contra de leyes anti-inmigrantes como la SB 1070 de Arizona, al igual que la ley del estado de Georgia que prohíbe que los estudiantes indocumentados asistan a las universidades del estado. En el periodo actual, estas campañas defensivas continuarán siendo de gran importancia en los estados donde ya existan o se lleguen a proponer leyes reaccionarias.

No obstante, el movimiento no debe permanecer a la defensiva. En este nuevo periodo se deben crear audaces campañas a favor de las licencias de conducir y por la igualdad en matricula estudiantil en todos los estados donde todavía no se hayan aprobado.

Estas campañas tienen el mérito de incluir a todos los indocumentados y no corren el riesgo de estar atadas a medidas de represión en la frontera o en el lugar de trabajo; tal y como lo han hecho en todas las propuestas de ley para una reforma migratoria nacional.

Estas campañas a nivel estatal que exigen “licencia para todos” y “educación para todos”, son importantes componentes en la lucha por la igualdad de las nacionalidades oprimidas en los EE.UU y deben ser intensificadas en este periodo.

A pesar de la acción ejecutiva aprobada en noviembre, las deportaciones no cesarán. El hecho real es que los grandes números de deportaciones continuarán siempre y cuando el imperialismo norteamericano continúe destrozando a México y a Centro América. Incluso con la intensa militarización de la frontera y la opresión interna que existe, las personas continuarán emigrando hacia el norte. Las campañas en contra de las deportaciones deben continuar - #Ni1mas deportación continua siendo nuestra meta.

Defender y expandir DACA y DAPA, oposición a la militarización de la frontera y a las redadas laborales

La mayoría Republicana en la Cámara de Representantes del Congreso Nacional, ya aprobó una propuesta de ley para revocar la acción ejecutiva del presidente Obama. Aunque esto debe ser visto como parte del teatro político anticipando las elecciones del 2016, ya que el presidente vetara este tipo de iniciativas, es importante oponerse y señalar quienes son los políticos que descaradamente proponen las deportaciones y medidas de represión masivas.

El movimiento tiene que utilizar este periodo para exponer los males de la militarización de la frontera, la colaboración entra la policía y ICE, y de las redadas y auditorias laborales. Lo que necesitamos es que cada vez más personas se opongan a estas medidas represivas que continúan siendo incluidas en las propuestas de ley para una reforma migratoria comprensiva. Lo que queremos es la legalización de todos y completa igualdad, no mas represión. De igual forma queremos exponer y luchar en contra de la poli-migra, la colaboración cada vez más estrecha que existe en todo el país entre la policía local y ICE, la cual solo busca reprimir aun más a los inmigrantes.

Como demanda inmediata a nivel nacional, el movimiento por los derechos de los inmigrantes debe exigirle al presidente que expanda DACA y DAPA para que cubra a todos los inmigrantes indocumentados. El típico inmigrante indocumentado lleva aproximadamente 13 años en los EE.UU. La acción ejecutiva que fue aprobada en noviembre tiene un sabor agridulce, ya que millones de personas fueron excluidas arbitrariamente. El hecho de que todavía existe la enorme contradicción de que millones de trabajadores indocumentados, que son vitales para la economía de los EE.UU, continúan siendo profundamente oprimidos por la falta de estatus legal, nos demuestra por qué es necesario continuar avanzando por la legalización de todos y por la igualdad.

Hasta que el congreso no pase una ley para legalizar a todos los inmigrantes indocumentados, nuestra demanda debe continuar siendo la expansión de los programas de DACA y DAPA para que abarquen a todos los inmigrantes indocumentados. Aunque temporal, la realidad es que estos programas les permitirán a millones de familias trabajar con permiso en los EE.UU. Esto presiona aun más al congreso para legalizar a todos los inmigrantes en vez de continuar separando familias que ya han echado raíces en este país.

inspector