Thursday February 27, 2020
| Última actualización: Thursday at 2:41 PM

Justicia para Rasmea Odeh

Commentary por Joe Iosbaker |
August 12, 2014
Leer más artículos en
Protest in solidarity with Rasmea Odeh in Tampa

Chicago, IL - Rasmea Odeh es una activista en la comunidad palestina en Chicago. Su historia es la historia de los refugiados palestinos aquí.

Ella perdió su casa familiar en Palestina durante Al Nakba, “la catástrofe”, como los palestinos llaman a la fundación del estado de Israel en 1948. Cientos de aldeas palestinas fueron agredidos por las milicias terroristas israelíes que mataron a miles y obligaron a 750.000 al exilio.

Luego en 1967, Israel ocupó el resto de Palestina, incluyendo el West Bank, donde Odeh era un estudiante universitario. Bajo la ocupación ilegal, condenada innumerables veces por votos en la ONU, fue detenido el 20% de la población palestina. Como decenas de miles viviendo bajo la ocupación, Odeh fue arrestado por el ejército israelí y acusado de un delito; ella luego fue juzgada sin el debido proceso, torturada a confesar el crimen y condenada a cadena perpetua.

Diez años más tarde, Odeh fue liberado en un intercambio de prisioneros. Ella testificó en una audiencia de la ONU sobre la tortura. Algunos años despues, ella emigró a los Estados Unidos, donde se convirtió en un ciudadano. Se ha dedicado décadas de su vida a las cuestiones de justicia social, incluyendo los últimos diez años a su trabajo en Chicago con la organización Arab American Action Network, donde es un líder defensor de los derechos de las mujeres y los derechos de los inmigrantes.

Porque ella ha trabajado abiertamente en defensa de su comunidad y de Palestina, en el otoño de 2013 fue arrestada en su casa en los suburbios de Chicago por el Departamento de seguridad nacional (DHS).

Cuando ella fue llevada ante un juez esa mañana, sólo yo, Hatem Abudayyeh, su abogado, Jim Fennerty, solo unos pocos amigos y miembros de la familia estaban con ella. Una vez que corrió la voz, muchos miles han tomado a su lado, con apoyo, y promesas de actuar en su defensa.

¿Por qué el gobierno la esta juzgando?

Esa mañana en octubre, un asistente del fiscal de Estados Unidos en Chicago había acusado Odeh de una violación en su solicitud de ciudadanía. Pero eso es sólo un pretexto.

Un fiscal federal con una historia de odio de Palestina estuvo presente en la corte cuando apareció Odeh: Barry Jonas, mejor conocido por haber procesado los cinco de Fundación de Tierra Santa, los hombres palestinos quienes encabezaron la caridad musulmana más grande en los Estados Unidos. Ellos están encarcelados por 65 años por el delito de suministro de alimentos y medicamentos a los niños de Gaza. Para Jonas, alimentación de los niños está ayudando al terrorismo, y el sistema judicial de Estados Unidos ha adoptado esa posición también. Para el gobierno de Estados Unidos, los palestinos, los árabes y musulmanes merecen ser atacados por su oposición a Israel y a las guerras de Estados Unidos en sus patrias.

Desde la mañana de su arresto, el caso de Odeh ha demostrado ser ligadas a la investigación por Jonas de activistas de solidaridad internacional y contra la guerra. Esa investigación comenzó durante una protesta de paz permitida en la Convención Nacional Republicana en 2008. El FBI y la Fuerza de Equipo Contra Terrorismo enviaron agentes encubiertos para espiar a los organizadores. Cuando los agentes se enteraron que el movimiento anti-guerra también se solidariza con los pueblos de Colombia y Palestina, el fiscal estableció un gran jurado federal y un juez firmo una orden de cateo para organizar redadas a las casas de líderes laborales, comunitarios y anti-guerra en Chicago y Minneapolis.

En la mañana del 24 de septiembre de 2010, 70 agentes de la Fuerza de Equipo Contra Terrorismo redaron siete viviendas y una oficina y visitaron casas en otros tres Estados. 23 personas fueron citadas ante el gran jurado. Este caso es el más grande acto coordinado de represión de las personas involucradas en el activismo político desde los años sesenta.

Los 23 negaron a testificar – se negaron a testificar al jurado lo que ellos conocían y trabajan en el movimiento contra la guerra, en el trabajo de solidaridad Palestina o en Colombia. Los activistas fueron capaces de detener el gran jurado, pese a la amenaza de la cárcel por negarse a testificar, gracias al apoyo recibido por el movimiento por la paz, trabajo y libertarios civiles, incluyendo una docena de miembros del Congreso. Un asistente del fiscal de Estados Unidos había sido escuchado quejándose de que los activistas estaban teniendo “su día bajo el sol”, pero amenazaron que no había terminado el caso. Hasta hoy, el gobierno se ha negado de abandonar la investigación.

Hatem Abudayyeh fue uno de aquellos cuya casa fue redada en Chicago en 2010. Abudayyeh es el director de la Arab American Action Network, y Odeh es su compañero de trabajo. La conexión no puede ser más clara. Pero para puntuar la conexión, el FBI visitó a un empresario palestino en Chicago en abril y le preguntó acerca de los Abudayyeh y Odeh.

Sistema legal de Estados Unidos confirma la ocupación israelí

Fuera de la sala de corte en Chicago en octubre, Abudayyeh vio la multitud de siete u ocho agentes DHS parados fuera de la sala donde Odeh se reunió con su abogado, Jim Fennerty, después de la lectura de la acusación. Después de escuchar el asistente fiscal citando la confesión de Odeh, obtenida mediante tortura sádica por el ejército de Israel en su ocupación ilegal, Abudayyeh comentó lo suficientemente fuerte para que los agentes lo escucharon, “así que ahora trabajas para Israel?”

En el sistema legal de Estados Unidos, las confesiones obtenidas mediante tortura no son aceptables en un tribunal de justicia. Sin embargo, una y otra vez, se han hecho excepciones cuando se trata de las acciones de los palestinos en apoyo y defensa de sus compatriotas. En dos casos federales anteriores, los cinco de Tierra Santa y el caso de Muhammad Salah, confesiones bajo tortura podían ser registrados como evidencia y ambos fueron clave para la condena. Ahora la tortura de Odeh es ser confirmada por el Departamento de justicia otra vez.

En Chicago, el Departamento de policía es tan conocido por su tortura de sospechosos afroamericanos que le costó al alcalde Richard M. Daley los Juegos Olímpicos de 2016. El hecho de que Chicago se ha convertido en la capital de la tortura de los Estados Unidos no se puede desaprovechar.

Para justificar su uso de una confesión bajo tortura, el fiscal tuvo que recurrir a demonización, alegando que Rasmea Odeh es una ‘terrorista’ escondido en los suburbios de Chicago. Los activistas de solidaridad internacional y contra la guerra son “violentos”, conspiran para dar “apoyo material” a “organizaciones terroristas extranjeras” en Palestina y Colombia.

Es la intención de Barry Jonas y el Departamento de justicia criminalizar la protesta. Quieren que sea un crimen oponerse a la fuente número una de la violencia en el mundo hoy en día: las guerras de Estados Unidos. Quieren hacer solidaridad un delito, si se expresa por personas que luchan contra los gobiernos apoyados por EEUU, como Colombia y financiado por los EEUU, como la ocupación israelí de Palestina.

Un imperio en crisis

Atacando Rasmea Odeh por algo que ocurrió en 1969 parece un acto de desesperación. En la mente de Barry Jonas, una mujer de 67 años de edad que ha trabajado durante décadas alimentando las comunidades de inmigrantes y refugiados es peligrosa y tiene que ser puesto en prisión y luego deportada. De la misma manera, Immigration and Customs Enforcement (ICE) destroza cientos de miles de familias de inmigrantes latinos para mantener "la seguridad fronteriza."

¿Por qué esta Barry Jonas tan asustado? ¿Podría ser que ve el final del llamado proceso de paz y la solución de dos Estados, ya que las protestas de la primavera árabe arrasaron con el régimen de Mubarak, el gobierno árabe más poderoso de alianzas con los criminales en Tel Aviv? Tal vez teme que la subida del movimiento de la desinversión/boicot/sanciones será para Israel lo que era para la original apartheid estado de Sudáfrica – su fin. Barry Jonas, como todos los sionistas, debe abrigar el temor de que el veredicto es que Israel: es un estado racista, viviendo en tierras robadas y tiempo prestado.

Llamado a la acción

Detroit es el lugar del juicio. Juez Paul Borman ha creado el lunes, 8 de septiembre para la apertura del procedimiento. Todos aquellos que conocen Rasmea Odeh, la apoyan y aman la justicia, se están movilizando para estar en la corte con ella. Aquellos que no pueden ir deberían ayudar a recaudar fondos para la defensa y para ayudar a enviar a otros a Detroit.

Llenamos la sala de la corte. Poner a Israel en un juicio por sus crímenes. Justicia para Rasmea.

inspector