Saturday February 22, 2020
| Última actualización: Saturday at 1:08 PM

Trabajadores de la Universidad dicen 'que paguen los ricos'

por Joe Iosbaker |
July 1, 2003
Leer más artículos en

Chicago, IL - El local 73 del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU) se encuentra en un combate sin tregua con la administración de la Universidad de Illinois en Chicago (UIC).

La crisis presupuestaria del estado ha significado millones de dólares en recortes de la Universidad de Illinois. Los jefes han pasado estas bajas a los empleados en la forma de eliminar puestos. Se amenazan a cientos de trabajos en las tres facultades de la universidad, en Chicago, Springfield y Urbana.

En forma de respuesta, los trabajadores miembros de la unión se han unido con la Organización de Empleados Graduados (GEO), los profesores, los estudiantes, y aliados de la comunidad para derrotar a estos cortes. Entre las recientes acciones hubo un foro donde 150 personas se juntaron para expresar sus inquietudes.

Orador tras orador se levantó para condenar al avaricio de la alta administración, cuyos sueldos han aumentado mucho en los últimos años. Bill Silver, director de división para la Universidad, atacó a la gerencia, mostrando una lista de mas de 20 administradores tan solo en la plantel de Chicago que ganan salarios mas altos que el del mismo gobernador de Illinois.

Lilly Rodriguez, quien trabaja en admisiones en las clínicas dentales, contó del trabajo extra que le han obligado a aceptar: "Hago el trabajo de dos personas, y uno de estos trabajos es de supervisar a tres otros empleados. No me están pagando para este trabajo extra. Es injusto y además los pacientes también sufren, esperando mas tiempo para sus servicios y padeciendo mas problemas con los trámites".

Greg Hardison, un delegado sindical en aseo del hospital, dijo "Hay dos opciones que puede hacer la universidad. Pueden balancear el presupuesto en nuestros hombros, o pueden recortar salarios arriba. Prefiero la segunda opción". Hardison declaró a continuación: "No se debe culparles a los trabajadores por esta situación. El estado está en este lío porque los ricos no pagan suficientes impuestos. Ya quieren eliminar trabajos para compensar por el déficit. ¡Que paguen los ricos! digo yo".

Cabildeo Popular

El 27 de Mayo, 20 trabajadores, miembros del sindicato, viajaron 4 horas a la capital estatal para promover legislación para ayudar a esta situación. La continua batalla en contra de la burocracia excesiva en la Universidad e Illinois-Chicago ya se había mencionado en las polémicas de las elecciones de 2002. En el día del trabajador en 2002, el entonces candidato y ahora gobernador Rod Blagojevich mencionó la Universidad como un mal ejemplo de como los salarios de los altos administradores van creciendo fuera de control. Cuando el gobernador otra vez mencionó los jefes de la universidad en su discurso anual esta primavera, diciendo que los excesos presupuestarios de la administración deben dar marcha atrás.

"Blagojevich estaba enterado de esto porque le habíamos estado proporcionando la información durante años" dijo Sirlena Perry, una secretaria en la Universidad de Illinois, y parte del comité sindical de negociaciones. "Fuimos a Springfield para presionar a la gerencia a que corten mas 'carne de puerco' y no los trabajos en la base". Tom Terranova, representante de los secretarios para el local 73, dijo "Después del discurso presupuestario [de Blagojevich] los administradores de la Universidad de Illinois declararon que iban a cortar la administración. Pero no fue así. Todos los recortes que se han anunciado han sido de empleados que proveen un servicio directo a los pacientes y los estudiantes".

El cabildeo por parte del Local 73 no fue común y corriente. Se circuló una carta para las firmas de los representantes y senadores,. Dirigido al gobernador, la carta le exige que diga a la Universidad de Illinois que corte administración, no empleos generales. En seis horas de cabildeo fuerte se obtuvieron 49 firmas. n

Algunos demócratas fingían de tomar la parte de los empleados, pero negaron de firmar la carta. Uno de ellos hasta dijo "no quiero recurrir a la fuerza bruta en contra de la administración".

Como respuesta los trabajadores levantaron sus puños. Shirley McIntosh, otra trabajadora en el comité de negociaciones le respondió al político liberal, diciendo "Estamos luchando para nuestros trabajos, para nuestra supervivencia, para nuestras familias. Ellos pueden llamarlo fuerza bruta pero nosotros lo llamamos poder de la unión".

inspectorrandoness