Monday December 10, 2018
| Last update: Sunday at 7:05 PM
¡A combatir! La lucha por el control comunitario de la policía de Chicago

Una entrevista con el Concejal Carlos Ramirez Rosa y el líder comunitario Frank Chapman

Interview por |
April 13, 2018
Leer más artículos en
Enter a descriptive sentence about the photo here.

¡Lucha y Resiste! entrevistó al concejal Carlos Ramirez Rosa y Frank Chapman de la Alianza de Chicago contra la Represión Racista y Política sobre la lucha por un Concilio Elegido de Transparencia Policial (CPAC, por sus siglas en inglés). La legislación para establecer este concilio fue promovido por el concejal Rosa y otros ocho miembros del concilio de la cuidad de Chicago.

¡Lucha y Resiste!: Quiero pedir que usted exprese su opinión sobre la legislación de transparencia policial recién avanzada esta semana en el concilio municipal. Los concejales Osterman y Sawyer no han apoyado al CPAC, pero ahora están promoviendo un proyecto de ley para una comisión comunitaria de seguridad pública y de transparencia. ¿En su opinión, por que lo han hecho?

Carlos Ramirez Rosa: Despues del asesinato de Laquan McDonald, hubo una protesta masiva de la parte de gente común reclamando la verdadera transparencia policial. Eso trajo a luz una vez mas la manera en que la policía ha fallado de rendir cuentas a la ciudad cuando matan a gente de color. Esa protesta masiva fue representada en el movimiento por CPAC. El pueblo salió a la calle. Habían piquetes masivos fuera de los comercios en Michigan Avenue en donde el pueblo estaba gritando, “¡No habrá negocios a lo acostumbrado mientras seamos asesinados por la policía!”

No solo esa lucha, sino también conversaciones con aquellos impactados de manera directa por la violencia policial – sean las victimas de tortura a las manos de Burge (el Detective Burge manejaba un grupo de tortura dentro del Departamento de Policía de Chicago en los ochentas y noventas] o aquellos quien han perdido un ser querido por la violencia policial, me llevó a promover el CPAC. Es una ordenanza informada directamente por aquellos impactados por la violencia policial y eso de verdad representa la exigencia del pueblo de que el pueblo tenga el verdadero control democrático sobre los empleados públicos encargados de servir y proteger la cuidad.

Esta ordenanza transforma la relación entre el pueblo y la policía de manera fundamental. Por eso, representa una amenaza al statu quo a través lo cual la policía de hecho sirve los intereses de los ricos y los adinerados del Ayuntamiento. La policía sirve para aburguesar los barrios, sirve a encarcelar y criminalizar los pobres y los trabajadores quien luchan por arreglárselas.

A pesar de que el Alcalde y aquellos en poder de la cuidad no apoyen esta transformación fundamental de la policía en Chicago, ellos no pudieron ignorar las reclamaciones que estaban viniendo de las miles de personas participando en esta campaña. Vimos esas reclamaciones expresadas en los foros públicos que se han sido obligados por la cuidad como resultado del hecho de que el Departamento de Justicia de los EE.UU. había investigado lo que estaba pasando con la policía en Chicago. A cada uno de esos foros, fue claro que el pueblo quería CPAC. El pueblo quiere el control comunitario de la policía.

A causa de esta exigencia constante el Alcalde no pudo avanzar sus debiles reformas sin hablar de la necesidad del control comunitario de policía. Eso se convirtió en una alianza de mayoría de ONGs que participan en la organización comunitaria y se han juntado durante dos años, y han trabajado sobre su propia versión del control comunitario de la policía. Su propuesta toma muchos de los elementos que vemos en CPAC pero intenta a organizarlos de manera precaria alrededor de la burocracia fracasada que ya existe. De esa manera se sabe que esta propuesta no abordará las causas profundas de estos problemas, porque no se puede arreglar una casa que se está quemando.

Por eso, yo estoy comprometido a CPAC. Esa otra tentativa es para entablar reformas que, según unas personas, son mas aceptables y alcanzables a corto plazo. Pero sabemos que una solución a corto plazo no arreglará los problemas de racismo dentro de la fuerza policial de Chicago.

¡Lucha y Resiste!: ¿Frank, quiere usted responder a algo que ha dicho el concejal Rosa?

Frank Chapman: Si estuviéramos en la iglesia, mi respuesta sería, “Amén.” El énfasis que yo añadiría es que hemos creado un movimiento masivo alrededor de la cuestión de transparencia policial, con todos los elementos ya mencionados por el concejal. Hoy en día tenemos mas de 50,000 defensores en la ciudad. Cada distrito electoral de la cuidad tiene defensores de CPAC. 25 distritos electorales tiene un promedio de 1,000 firmas de apoyo para el CPAC. Nosotros enverdad somos un movimiento de base, un movimiento popular. El CPAC es una reclamación democrática que viene directamente del pueblo. No queremos un cambio burocrático: queremos una solución democrática para este problema.

Rosa: Añadiría que si no hubiera la lucha por CPAC, esta propuesta de la parte de los concejales Sawyer y Osterman no existiría. Es algo que necesita elevarse y reconocer para mostrar que pese al hecho de que no hayamos logrado CPAC durante el régimen de este alcalde y su concilio que aprueba maquinalmente sus demandas, ellos no pudieron ignorar nuestra reclamación que viene del pueblo.

¡Lucha y Resiste!: En la manifestación del Viernes Negro convocada por la Alianza, usted declaró que planea plantear por votación el CPAC ante el concilio municipal este año. Cuales son sus planes exactamente?

Rosa: No es secreto para nadie que el alcalde de Chicago controla totalmente el concilio municipal entero. No pasa nada en concilio, no hay nada con posibilidad de moverse dentro de los comités del concilio sin el permiso del alcalde. Durante mi tiempo como concejal, he visto los miembros de la oficina del alcalde dar a los presidentes de los comités un texto que tuvieron que leer durante la reunión del comité. Es algo que muestra claramente la manera en que el alcalde orquesta todo. Es él quien nombra los presidentes de los comités, y luego les dice lo que se puede plantear por votación en comité, y por fin, ante el concilio entero en un momento dado.

Por eso, dado que el alcalde no quiere apoyar aún esta solución burocrática diluida – menos aún nuestra legislación fundamental y transformadora – hemos visto que el CPAC se ha movido del comité por mas de un año. Hemos visto que en el Ayuntamiento han bloqueado la página web de CPAC. Los que trabajan en el Ayuntamiento ni siquiera pueden averiguar las informaciones sobre CPAC, porque los han puesto en la lista negra. Cuando se intenta, una página web aparece diciendo, “Esto es una expresión política que no se puede ver dentro del Ayuntamiento.”

Una de las tácticas de procedimiento legislativo que se puede usar cuando algo ha durado en comité por mas de 60 días es, bajo la regla numero 41 del concilio municipal de Chicago, un concejal con un preaviso de cinco días puede convocar una votación en la Cámara, primero para descargar el artículo del comité y además para que se lo consideren por inmediato. Entonces, en los meses que viene esta primavera, si no se considera este artículo en comité, bajo la regla 41 mocionaremos ante el concilio municipal entero que el artículo se considere de inmediato y que se promulgue. En este momento, se sabrá cuales son los concejales al lado del pueblo y cuales son los que protegeran la institución racista de la policía, y también protegeran con sus votos al alcalde y a los intereses de sus amigos ricos.

¡Lucha y Resiste!: Frank, ¿cómo impactará la lucha por CPAC con este procedimiento parlamentario – una votación del concilio municipal entero?

Chapman: Yo creo que tendrá un impacto tremendo y reforzará aún mas la comprensión entre nuestros miembros y en el pueblo que [CPAC] es una legislación de verdad por la cual estamos luchando. Además representa una verdadera posibilidad de triunfo. Porque sacar a luz las intenciones de los concejales, sobre todo en los barrios afectados del lado sur y lado oeste de la cuidad es clave, muy importante para nuestro triunfo. A pesar de que el concilio sea controlado por el alcalde, a pesar de que la mayoría de los miembros del concilio municipal sean sus lacayos, nosotros planteáramos claramente ante el pueblo lo que es nuestra tarea: nos deshacernos de la presente situación.

Nuestra tarea es cambiar la configuración política dentro del concilio municipal, si es necesario, para que el CPAC sea promulgado. Lo más pronto que el pueblo lo vea como su propia tarea, se convertirá no solo en algo transformador, en términos de nuestra relación con la policía, sino se convertirá en algo transformador en cuanto la manera en que se dirija la cuidad porque desafiaremos los poderes establecidos. Alistaremos no solamente los 50,000 ciudadanos de que estábamos hablando, sino el pueblo de Chicago se juntaran con nosotros en esta lucha para hacer este cambio.

Lo que tenemos en el presente en Chicago, como el concejal acaba de mencionar, es una dictadura. Nosotros creemos en las luchas democráticas. Creemos en el poder del pueblo para cambiar eso.

inspectorrandoness