Friday May 29, 2020
| Última actualización: Thursday at 6:56 PM

El Movimiento de Ocupar Wall Street: Represión y Resistencia

Editorial por Freedom Road Socialist Organization |
January 10, 2012
Leer más artículos en

Un grupo de manifestantes se reunió el 17 de septiembre del 2011 en el Parque Zuccoti, en el distrito financiero de la ciudad de Nueva York, EEUU. Su intención era exponer la avaricia y dominación de Wall Street sobre las vidas de la gente de la clase media y la clase obrera, que forma el 99% de la población. Casi inmediatamente la policía respondió con represión y gas pimienta. Esto provocó que miles de habitantes de Nueva York, en solidaridad, inundaran el Parque Zuccoti dándole inicio al movimiento Ocupar Wall Street [Occupy Wall Street en inglés].

Ocupa, movilizaciones y protestas

Los manifestantes acamparon en el parque y se plantaron allí por 59 días. El apoyo hacia la protesta incrementó rápidamente y se expandió a lo largo del país y a nivel mundial. Semanas después, algunas mil ciudades tenían sus protestas de Ocupar. En ciudades pequeñas y grandes de los EEUU se generaron movimientos de Ocupar, incluyendo Chicago, Fort Worth, Los Ángeles, Minneapolis, Oakland, Salt Lake City, Seattle, Tampa, y Winston-Salem.

Muchos de los manifestantes que acamparon de tiempo completo en los lugares ocupados son estudiantes anglosajones provenientes de clase media u obrera, pero también hay desempleados y/o indigentes. Sin embargo, centenares y miles más se unen con los Ocupantes para participar en protestas durante el día y en los fines de semana, especialmente cuando se movilizan los sindicatos. Las movilizaciones sindicales han cambiado la composición del movimiento de Ocupar dramáticamente, como se puede ver en Nueva York o Chicago, dado que miles de africano-americanas y puertorriqueñas, chicanas y otras nacionalidades se tomaron las calles y los parques públicos. La solidaridad y el aprecio aumentan mientras se desarrolla el proceso de protestar unidos.

El lema: “somos el 99%”, surgió de las protestas y capturó el sentimiento en torno a la causa de la crisis económica. Las y los indignados incluyen una amplia gama de personas que están siendo castigadas por el deterioro económico - estudiantes, profesionales, personas con empresas pequeñas, trabajadores, desempleados y también indigentes-. El lema esclarece la necesidad de que la gente se levante para enfrentar al gobierno y al sistema económico que sostienen los beneficios del pequeño grupo acaudalado.

Represión del movimiento en todo el país

Las protestas del Movimiento Ocupar que están surgiendo en ciudad tras ciudad han sido enfrentadas con violencia y represión policial. Tan sólo en Nueva York la policía lanzó gases de pimienta y golpeó a manifestantes y a espectadores en más de cien ocasiones. Videos publicados muestran cómo la policía ha arrestando a personas por el simple hecho de grabar con video la reacción de la policía frente a las protestas.

En la ciudad de Oakland, California, el motín lanzó gases lacrimógenos a la multitud para remover el campamento de los Ocupantes indignada/os. Uno de los cilindros de los gases lacrimógenos fue disparado directamente al manifestante Scott Olsen y le causó una grave herida en la cabeza, dejándolo inconsciente. Su cráneo sufrió fracturas y estuvo hospitalizado por varias semanas. Olsen, un veterano de la guerra en Iraq, tuvo dificultad para hablar después del incidente. Otro indignado, ex miembro de la Marina, y veterano de la guerra en Iraq, Kayven Sabeghi, sufrió lesiones en el brazo después de ser golpeado por la policía.

En la ciudad de Fort Worth, Tejas, las y los indignados fueron multados por razones varias, desde el hecho de estacionarse en medidores expirados en la calle hasta por dormir en lugares públicos. Un caso notorio grabado en video muestra cuando un oficial de la policía le quita a un manifestante una bandera estadounidense que cargaba y le pega por detrás con el palo antes de golpearle la cara. El policía dijo que la bandera lo había rozado al pasar. Esto terminó en el arresto del manifestante.

En Chicago, Illinois, más de 300 manifestantes fueron arrestados en una sola semana por intentar establecer un campamento. En Minneapolis, Minnesota, la policía incautó cada carpa encontrada además de llevarse alimentos, mantas y demás pertenencias. En Winston-Salem, la policía intentó detener un foro del pueblo y además robó una bandera del grupo. Más tarde, mientras los participantes estaban reunidos en la grama del ayuntamiento, la policía cerró la reunión, que había sido aprobada por la alcaldía. Un indignado fue arrestado por responder verbalmente a la policía.

Más que el clima invernal, la represión policial ha puesto fin a campamentos permanentes del movimiento Ocupar en la mayoría de ciudades. Tan sólo un pequeño número sigue en pie como en Madison, Wisconsin, y en Albany, Nueva York. En la ciudad de Albany el jefe de la policía se niega a utilizar recursos de la ciudad para sacar a manifestantes del los parques. No obstante, tres rondas de arrestos masivos y limpiezas en los parques fueron organizadas al nivel nacional con la colaboración de Homeland Security, el FBI y las autoridades locales.

La policía cerró el campamento de Oakland el 25 de octubre del 2011. Sin embargo, el movimiento de Ocupar Oakland reconstruyó el campamento al siguiente día. Posteriormente, el 2 de noviembre, Ocupar Oakland convocó a una huelga general, incluyendo el paro de uno de los puertos más activos en EEUU. Fue renombrado como una “masiva jornada de acción” y tuvo el apoyo de muchos sindicatos locales y concejales laborales, y, más importante, de Longshore International y Sindicato de Bodegas (Warehouse Union). La acción masiva también logró cerrar algunas partes del centro de la ciudad y decenas de miles de personas se tomaron las calles. No hay manera de saber cuántos miles más de personas se quedaron en casa en vez de asistir a sus empleos para mostrar su solidaridad. El nuevo campamento de Ocupar Oakland permaneció activo hasta que la policía lo cerró nuevamente el 14 de noviembre.

El 1% acumula, el 99% se moviliza

El 12 de diciembre, el movimiento Ocupar tomó la idea de cerrar los puertos y la expandió por toda la costa occidental. Puertos de Oakland; Seattle y Longview, en Washington; Portland, Oregón y Houston, en Tejas, fueron cerrados parcialmente o completamente durante segmentos del día. Aunque algunos dirigentes sindicales se oponían al cierre masivo de los puertos, muchos sindicalistas apoyaron y participaron en los cierres.

Ocupar el Campus es una tendencia en desarrollo, después de que manifestantes universitarios fueron golpeados con bastones en la Universidad de Berkeley de California (UC), lo que provocó que más de 3.000 estudiantes, profesores y trabajadores protestaran en el Campus. Luego en UC Davis, un infame oficial de policía roció con gas pimienta a estudiantes que estaban sentados unidos de brazos en un acto de desobediencia civil. Esto indignó a estudiantes, padres y otras personas en todo el país, en forma similar a lo que sucedió con los golpes recibidos por los manifestantes de los derechos civiles hace 50 años. Más de 5.000 personas se organizaron en UC Davis para exigir que el policía sea acusado de un delito y que Linda Katehi renunciara a su cargo como rectora. Con los estudiantes regresando al campus se están gestando reuniones y planes sobre cómo continuar con el movimiento Ocupar.

El movimiento continúa...

A pesar de los esfuerzos y el poder del 1%, el movimiento de Ocupar está lejos de ser vencido. Las tácticas de los ocupantes han mostrado gran creatividad y variedad. En Minneapolis y en otras ciudades los ocupantes están desafiando las ejecuciones hipotecarias. En Grand Rapids, los ocupantes celebraron un juicio de prueba de la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice por la responsabilidad de crímenes de guerra en relación con la guerra en Irak. Rice estaba presente en una cena de recaudación de fondos a sólo unos cientos de metros de distancia. Ocupantes en Salt Lake City, Utah, marcharon en solidaridad cuando Ocupar Oakland cerró los puertos. Ocupantes en Durham, Carolina del Norte; Dallas, Texas, y Champaign, Illinois, marcharon frente a sedes de bancos principales como el Chase y Wells Fargo para responsabilizarlos por la crisis económica.

En los primeros días de 2012 ya se han realizado varias movilizaciones masivas, mientras muchas ciudades se siguen movilizando en escala más pequeña. El 17 de enero miles de personas se movilizaron en la grama del Capitolio en Washington DC, en lo que llamaron “Ocupa el Congreso”, demandando el fin a las guerras imperialistas y condenando la influencia del negocio en el Capitolio. Marcharon a la Corte Suprema cantando “Dinero no es libertad de expresión”, y después a la Casa Blanca, con consignas como “Sal Obama, tenemos que hablar”, y “¿Casa de quién? Nuestra casa”.

El 28 de enero, miles de personas en Oakland se movilizaron para ocupar un edificio abandonado y convertirlo en un centro comunitario y casa para participantes en el movimiento. Movilizaciones solidarias tuvieron lugar en más de 30 ciudades, incluyendo Chicago, Nueva York y Boston. La policía local de Oakland respondió con gas lacrimógeno, granadas de aturdimiento o explosiones cegadoras, rondas de sub letales y golpes de bastón gratuitos, gastando cientos de miles de dólares para violentamente prevenir el uso comunitario de un edificio no utilizado, propiedad de la ciudad. En estas movilizaciones arrestaron a más de 400 personas. Entretanto la administración de la ciudad sigue cerrando bibliotecas públicas y escuelas, y despidiendo a empelados municipales.

El 30 de enero manifestantes en DC construyeron un campamento llamado “La carpa de sueños” en un parque central en la ciudad, cerca a la Casa Blanca. Aunque la policía local ordenó que se desocupara el parque y el Servicio Nacional de Parques ha advertido que pueden ser arrestados, los ocupantes no se han ido hasta la publicación de este artículo.

No hay ninguna manera de saber qué ocurrirá a continuación con el movimiento de Ocupar. Los medios masivos de comunicación ya casi no están cubriendo las movilizaciones, por eso muchos temen que el movimiento se está cayendo. Sin embargo, es claro que el movimiento de Ocupar representa un despertar de la conciencia y protesta en los Estados Unidos. La economía se dirige a más problemas en el 2012 y más personas están sufriendo. No podemos predecir qué forma tomará la lucha, pero con certeza podemos predecir que el 2012 será un año aún mejor para lucha que el 2011.

inspectorrandoness