Friday September 20, 2019
| Última actualización: Friday at 9:41 AM

Aficionados al futbol en Chicago lanzan un contra-ataque contra el racismo

Por Carlos Livorno |
August 23, 2008
Leer más artículos en
Un matcha de futbol.
(Fight Back! News)

Chicago, IL - Los aficionados del equipo de la liga mayor el Chicago Fire le mandaron un mensaje a los dueños del equipo de que los fanáticos no tolerarán el racismo por parte de los guardias de seguridad hacia los fanáticos latinos. El Sector latino es un grupo compuesto primordialmente por jóvenes mexicanos que apoya al Chicago Fire. Desde su fundación en 2005 han sido tratados diferente en comparación de otros grupos de aficionados en el Toyota Park, el estadio que alberga al Fire. Ellos se han quejado de inspecciones agresivas y de ser perseguidos por guardias de seguridad en el estadio.

En el último juego en casa el equipo les vendió boletos a familias para la sección que normalmente está reservada para los grupos de apoyo, quienes generalmente se paran y animan durante todo el partido. Las familias trataron de sentarse en la sección que permanece de pie. La seguridad respondió mandando a sacar al Sector latino fuera de su sección, en la cual ellos poseen boletos de temporada, para así culpar al grupo. Durante este incidente, miembros del Sector fueron ofendidos con comentarios racistas por parte de los guardias de seguridad. Los guardias también trataron de provocar peleas con los jóvenes.

La organización de aficionados del Chicago Fire forman parte de una Asociación independiente de aficionados llamada la Sección 8. El liderazgo de los diferentes grupos tuvieron una reunión para formular una respuesta al hostigamiento. Previas reuniones con la administración sobre los problemas no produjeron resultados.

Los grupos distribuyeron folletos a los aficionados sobre lo que iba a ocurrir y porqué. Otra reunión fue fijada con la administración del equipo. Se les ofreció una reunión con las estrellas del equipo a los líderes de la Sección 8, pero la administración del Fire descartó los cargos de hostigamiento racial. El grupo continúo con su plan de acción.

El 16 de agosto, cientos de camisetas que decían "Sector Latino" fueron distribuidas a los aficionados que llegaban al juego. Cuando el juego comenzó, cuatro pancartas enormes que decían, "Fire: Detén el racismo" en inglés y en español fueron desplegadas. La seguridad las confinó y confiscó mientras la muchedumbre clamaba su desacuerdo.

Durante el primer tiempo del partido los aficionados estuvieron sentados y no animaron. El silencio del Sector 8 no podía ser pasado desapercibido, los aficionados generalmente se paran, animan, cantan y gritan sus lemas. Entonces solo el Sector latino se paró y animó en español. Esto era de lo habían sido culpables después de todo. Tan pronto como el segundo tiempo del partido comenzó todos los aficionados se pararon y animaron durante el resto del partido.

Después del juego los aficionados del Sector latino y la Sección 8 salieron juntos, los verdaderos ganadores por haberse mantenido en solidaridad y oponerse al racismo.