Monday August 26, 2019
| Última actualización: Sunday at 11:56 AM

Inquilinos de Chicago enfrentan el Departamento de Alojamiento y Desarrollo Urbano (HUD)

por Redacción |
February 1, 2006
Leer más artículos en

Chicago, IL - "¡No debemos tener que vivir así!" fue el grito en la reunión pública del 29 de Noviember en donde la Asociación de Inquilinos de Kimbark presionó al Departamento de Alojamiento y Desarrollo Urbano (HUD) a que respondiera a sus demandas. Un año de mucha lucha por los inquilinos de unos edificios subvencionados en el barrio Woodlawn en el lado sur de Chicago precede el evento. Hace un año la gerencia atentó forzarles a ser desplazados para una conversión a condominios. Ahora los inquilinos están forzando a la gerencia a mejorar su conducta y respetar sus derechos.

Como muchos barrios en Chicago y en todo el país, lo ricos están pretendiendo retomar Woodlawn de sus habitants actuales, la mayoría de quienes son Afro-Americanos de la clase obrera. Con la Universidad de Chicago acercando del norte y cientos de inmobiliarias codiciosas comercializando el barrio como una área que está cerca del lago y la Universidad, los habitants de la clase obrera y de bajos ingresos están siendo desplazados rapidamente. Una organización comunitaria que se llama La Organización de Woodlawn (TWO por sus signas en inglés) es el dueño de los edeficios y dice publicamente que “a veces…el desplazamiento de habitants actuales” es “requerido” por el Nuevo desarrollo de Woodlawn. TWO está liderado por el poderoso Padre Leon Finney, un aliado del Alcalde Daley y la Unviersidad de Chicago.

Hace un año TWO dijo a los inquilinos de los cinco edeficios en la Avenida Kimbark en Woodlawn que salieran de sus habitaciones para que los edeficios podrían ser convertidos en condominios. En Illinois la ley require que la gerencia informa a los inquilinos de habitaciones subvencionados por lo menos un año antes de terminar sus subvenciones y que ellos tengan poder de hacer decisions sobre el futuro de los edeficios si forman una asociación de inquilinos. La gerencia ya había terminado de inverter el dinero que debía haber utilizado en mantener las propiedades. Pensaban que podia dejar a que los edificios deteriorieran y después correr a los inquilinos sin suficiente noticisas con intimidación y rumores. Se equivocaron.

Trabajando con organizadores del Proyecto de Organización de Estudiantes e Inquilinos (STOP por sus signas en ingles) y apoyados por muchos vecinos, los inquilinos participaban en manifestaciones, talleres sobre los derechos de los inquilinos, eventos comunitarios, una marcha por todo el barrio, y una acción en el centro de la ciudad. Ya en septiembre los inquilinos tenían las firmas de más que la mitad de los habitantes de los edeficios por la Asociación de Inquilinos de Kimbark Tenants Association, dándoles la decisión última sobre el futuro de la propiedad. Los inquilinos tenían una reunión inicial con HUD en Septiembre, donde confirmaban que el contrato de sección 8 ni expiraría hasta el 2009. También descubrieron que HUD tiene la responsibilidad de asegurar que la gerencia está manteniendo los edeficios en buena condición.

Después de documentar cientos de reparos descuidados, los inquilinos presionaban a jefe del proyecto de HUD por estos edeficios, George Gilmore, a asistir una reunion pública y oir sus demandas. Las historias de roedores, escaleras rotas, radiadores no cubiertos, una mujer embarasada viviendo con una estufa de que estaba escapiendo gas, y descuido consistente de ordenes por reparos daban enojo e indignación a los asistentes diversos de la comunidad y otros apoyadores presentes. La consejal del distrito veinte de Chicago Arenda Troutman aplaudió a la Asociación de Inquilinos de Kimbark por su iniciativa en tomar control de su situación de vida y expresó apoyo. Luego representantes de la Asociación de Inquilinos de Kimbark presentaron sus demandas al Sr. Gilmore y le hicieron cometir publicamante a:

1) Intervenir si la gerencia no ha resuelto reparos de emergencia dentro de 24 horas,
2) Decirle a la gerencia que acepten la nueva forma creada por inquilinos por registrar Quejas de Inquilinos,
3) Asegurar que los inquilinos reciban una copia de sus órdenes de reparo y 4) Reunir otra vez en enero para reviser el progreso.

La gerencia ahora está tratando de reparar todo rapidamente mientras los inquilinos la monitorean con cuidado para evitar reparos inadecuados. Mientras tanto los inquilinos están preparándose retomar el control de sus edeficios y su barrio, una victoria tras otra.

inspectorrandoness