Saturday May 25, 2019
| Última actualización: Saturday at 9:14 AM

¡Derroquemos a Bush!

¡Alto a las guerras dentro y fuera de los Estados Unidos!
por la Organización Socialista Camino de la Libertad |
April 2, 2004
Leer más artículos en

George Bush tiene que ser removido de la Casa Blanca. Él miente, roba, y hace trampa. En Irak y Afganistán, Bush mata.

Bush no sólo cometió fraude electoral para apoderarse de la Casa Blanca, sino que también nos mintió sobre Irak y ahora, está robándonos el futuro gastando billones de dólares en guerras petroleras mientras que recorta programas sociales que la gente en EEUU necesita.

Bush es el títere de los ricos y poderosos. Él pretende cumplir su prometida ‘guerra sin fin’ y al mismo tiempo promueve la represión racista dentro de EEUU, es por eso que Bush tiene que ser derrocado electoralmente y ser sacado de la Casa Blanca. Debemos construir un movimiento que ponga fin a las guerras dentro y fuera de los EEUU.

Los ricos tienen más riqueza ahora que en la historia entera del país. Sus portafolios de acciones están creciendo, en cambio para nosotros – la gente trabajadora – nuestra calidad de vida está empeorando. Bush sigue hablando de una recuperación económica que ningún trabajador siente. Con el gobierno de Bush, 2.2 millones de trabajadores han perdido sus trabajos. Los recortes a los impuestos que los ricos pagan están empeorando la crisis económica por la que atraviesa el gobierno. Bush y el congreso pasan la crisis a los gobiernos estatales y estos – sean republicanos o demócratas – balancean su presupuesto a costa de la gente que menos puede pagar. Continuando con el ‘Reaganismo’ (la teoría económica del ex-presidente Reagan), Bush ha creado un déficit de medio trillón de dólares, eso significa un déficit de 500 billones de dólares. Bush nos dice que ‘la economía esta bien’ justificando así su rechazo a extender los beneficios federales para los desempleados. Bush quiere que los trabajadores tengan salarios más bajos, sindicatos debilitados, y peores beneficios de salud.

Bush y su banda de billonarios ocupan los países de Irak y Afganistán para controlar el petróleo y para extender su imperio, pero hay un problema – el imperialismo estadounidense está hundiéndose en las arenas movedizas del medio oriente. El mundo entero – incluyendo el movimiento anti-guerra de los EEUU y también el pueblo de Irak – le advirtió a Bush cual sería el resultado de su guerra imperialista. Con decenas de miles iraquíes muertos y lesionados y más de 600 soldados estadounidenses sepultados, cada día trae noticias de desastres y derrotas para la ocupación estadounidense. El orgulloso pueblo de Irak tiene una resistencia popular que lucha en contra de la colonialización y ocupación de su país. Con más de 110,000 tropas estadounidenses en Irak y Afganistán, ya quedan pocos soldados para las nuevas guerras que Bush podría lanzar. Es por eso que cuatro años más de Bush bien podría traer el servicio militar obligatorio. Cuatro años más de Bush significaría cuatro años más de guerra, ocupación militar, miseria y muerte.

Bajo el gobierno de Bush, la llamada ‘Acta Patriota’ (‘Patriot Act’ en inglés), que aprobó el congreso, ha llevado la represión a un nivel sin precedentes. Bush promueve una campaña de miedo y odio para los árabes y musulmanes con el fin de justificar la guerra. Esta propaganda racista en los Estados Unidos sirve para que la gente apoye la guerra contra Irak y Afganistán. Arrestos masivos, detenciones, deportaciones, el encarcelamiento de jóvenes dentro de los Estados Unidos y también en la base militar en Guantánamo son parte de la deshumanización racista que sirve para justificar la guerra y ocupación militar. Muchos inmigrantes también han sido despedidos de sus trabajos que han tenido por muchos años, ya que, supuesta y repentinamente representan una ‘amenaza de seguridad’ al país. La discriminación racial que realiza la policía es la cruda realidad que viven los Afro-Americanos y Latinos en los EEUU.

En EEUU cientos de manifestantes que protestaron contra la guerra en Irak han sido arrestados en las ciudades más grandes, y, las organizaciones políticas son espiadas por el gobierno. Ésta es la América de Bush, no de nosotros. Cuando sindicalistas protestaron en Miami en contra de la ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas), de repente perdieron sus derechos constitucionales en las calles, cuando la policía los atacó con gases lacrimógenos. La policía de Miami, que llegó a la protesta preparada como para una guerra, había recibido $8 millones de dólares, de los $87 billones que el congreso aprobó para la ocupación de Irak, para prepararse en contra de los manifestantes.

El construir un movimiento popular anti-guerra en EEUU, fortalecerá a todos aquellos que luchan por un mundo de paz, justicia e igualdad y que quieren ver derrocado a Bush en las próximas elecciones. Dicho movimiento debilitará a George Bush y a la clase millonaria y dominante a la que él representa; al mismo tiempo, fortalecerá a los pueblos que con todo derecho resisten y se rebelan en contra de la guerra, la opresión y la pobreza.

El sistema electoral de los Estados Unidos nos da opciones limitadas ya que es un hecho que el Partido Demócrata – el otro partido de los ricos – es un partido político de la elite capitalista, que hace lo que los poderosos quienes los financian quieren que haga. En realidad, todos los asuntos políticos importantes son decididos en la lucha popular, no en las elecciones. Quien quiera que sea elegido presidente este año no llevará paz y prosperidad al pueblo estadounidense ni tampoco al resto del mundo. Es por eso que, para largo plazo, tenemos que desarrollar acciones políticas que van en contra de los partidos de los ricos.

Habiendo dicho esto, la derrota de George Bush representaría un rechazo a la dirección en la que él lleva al país y crearía condiciones nuevas y más favorables para que los movimientos populares avancen en sus luchas.

La elección de noviembre del 2004 es un referéndum hacia Bush y todo que él representa. Quitar a Bush de la presidencia daría un mensaje poderoso a los ricos que controlan el país y al pueblo del mundo que está resistiendo al imperio. Si construimos un movimiento anti-Bush – un movimiento que avoca por la paz, la justicia y la igualdad – estaremos en una posición más favorable para ganar las cosas que queremos del nuevo presidente en enero del 2005, sin importar quien sea el ganador de la elección.

inspector