Friday May 29, 2020
| Última actualización: Friday at 3:34 PM
Comentario

La nueva cara de terror policial

por Stephanie Weiner |
September 1, 2003
Leer más artículos en

Chicago, IL - Cuando a Phillip Cline, Superintendente actual de la Policía de Chicago le preguntaron sobre el plan policial del Alcalde Daley para el área africana-americana del Distrito de Harrison, este dijo: “Hace más fácil nuestro trabajo, es como dispararle a peces en un barril.”

Esa misma noche un policía de Chicago balaceo a Sharron Grant, un muchacho Negro de 23 años de edad, quien murió por los impactos de bala disparados contra él. Los familiares de Grant sostienen que el estaba desarmado y estaba saliendo de una fiesta. Los vecindarios del barrio de Englewood, encendidos de furia, apedrearon y lanzaron botellas a los carros policiales. La policía contesto con más balas y arrestos. Por primera vez, en lo que respecta a nuestra memoria, perros policiales entrenados para atacar fueron llevados al lugar de los hechos. Todo esto ocurrió un Viernes por la noche.

Al día siguiente, sábado por la mañana, el área estaba sellada. Los líderes de las iglesias hicieron un llamado a los residentes para que se quedaran en sus casas, mientras una delegación compuesta por la familia de Grant y activistas comunitarios fueron a la estación de policía. Dos personas fueron arrestadas por el sólo hecho de estar paradas afuera cerca de las puertas de la estación de policía.

Estos eventos son parte de la verdadera historia detrás del famoso porcentaje de asesinatos en Chicago y de lo que el Alcalde Daley está haciendo para contrarrestarlo. 665 homicidios se han cometido en la ciudad de Chicago, ésta poseá el primer lugar en muertes a lo largo y ancho de la nación. Daley quiere reducir este número para así poder atraer a los sectores suburbanos blancos, de la clase media y alta de regreso a la urbe metropolitana, esto es después de 35 años de suburbanizacion. Él ha invertido los últimos dólares de la ciudad en un puñado de Escuelas “Trofeo,” arreglos florales públicos, esculturas en parques y festivales de música. Finalmente, Daley ha estado del lado de las corporaciones, al borde de la ciudad, con toda clase de prebendas y ofertas monetarias.

Al mismo tiempo, el Alcalde Daley tiene el mismo trabajo que cualquier otro Alcalde de ciudad grande - desde el punto de vista de la clase dominante, la gente que esta fuera del círculo de poder debe de ser controlada. Las Panteras Negras se referían a la policía como “un ejercito de ocupación,” por alguna razón. La población negra de Chicago, 37%, la más golpeada por la explosión del desempleo y recortes en los servicios es una caja con explosivos (polvorín) a los ojos de Daley. A la clase media negra se le ofrecen algunas prebendas, al resto, el garrote policial nocturno.

Para mantener subyugados a los africano-americanos y latino americanos, hay una tacita criminalización hacía los jóvenes de estas comunidades. Para el año 2010 el Departamento de Justicia calcula que 7.7 millones de personas habrán servido tiempo en prisión. Según este calculo, 1 de cada 3 hombres negros irán a la prisión, comparado con 1 de cada 6 hombres Latinos (hispanos), y 1 de cada 17 hombres blancos (anglos).

El Alcalde Daley esta implementando el mismo modelo policial que Nueva York ha usado. Este modelo, o algo parecido a este, esta siendo implementado en Detroit, Minneapolis, e incluso, exportado a México. En Junio, en un evento por demás obvio, el Alcalde envió 100 oficiales en una Unidad de Respuesta dirigida al Distrito de Harrison. Esto es en el Oeste de la ciudad, donde ocurre el más alto índice de muertes. Algunos fines de semana más de 200 personas fueron arrestadas en una noche. El racismo de este plan reside en el hecho de que las autoridades de Chicago usan la palabra “crimen” para justificar el encierro de jóvenes negros de una comunidad que la ciudad ha ignorado o robado de todo, menos los servicios especiales de la policía.

Lo que ha hecho más obvio el racismo de estas acciones, es el de separar a los arrestados. A las personas arrestadas por comprar drogas les pusieron cargos por mala conducta. Los adolescentes blancos que fueron arrestados fueron enviados a los suburbios, sin mencionar una sola palabra sobre la guerra en contra de las drogas. De hecho, solo 3 de los 60 clientes de drogas, arrestados en un fin de semana, viven en el Distrito de Harrison.

Sin embargo, los jóvenes Negros son los más perseguidos. Hay nuevas cámaras vigilantes ($ 20,000.00 cada una) que serán usadas para respaldar casos en la corte. En estos días, los jueces tienen acceso a un sistema de Fax que funciona las 24 horas, lo que les permite girar órdenes inmediatas de arresto o cateos de viviendas. La estrategia de Nueva York incluye reporteros de la corte que viajan con los policías para transcribir las palabras de las personas que son sorprendidas en la calle, para así usarlas en su contra cuando más tarde tienen que enfrentar a la corte. No es ninguna coincidencia que el plan piloto de Nueva York “arresto para los hombres limpia ventanas (squeegee men)” forma parte de los primeros tres planes favoritos del nuevo superintendente, este subió a la fama for su manejo de la situación en un barrio de Washington Heights donde ordenó el acordonamiento e interrogamiento de todos aquellos que entraban al mismo.

El Verano del 2003 fue el verano de la rebelión en Benton Harbor. Fue el verano en el que la clase dominante se apresuró a escribir mini-cheques para paliar la situación. Pero, Chicago es una ciudad mucho más grande e importante en la escala de pobreza. A los presupuestos del Estado y del Condado se les esta pidiendo meter el hombro al costo de mantener la sobreabundante fuerza laboral de un sistema económico en decline profundo. Y no pueden firmar ese tal mini-cheque. El presupuesto al sistema Correccional del estado de Illinois ha crecido en un 110% de 1985 al 2000, mientras que el presupuesto para la Educación Superior ha sido recortado. Enfrentados a esta profunda crisis económica, los políticos y los económicamente poderosos no quieren hacer este tipo de gasto.

Fue un verano en el que los políticos empezaron ha hablar más y más sobre el poco personal presidiario y programas de trabajo para los que salen en libertad, simple y sencillamente porque las prisiones están llenas. Mientras tanto, los policías de la ciudad en uniformes nuevos antimotínes hacen barridas y arrestos masivos todas las noches, metiéndole miedo a los residentes, quienes viven temerosos ante el fantasma del crimen. En realidad, Chicago tiene actualmente el mas bajo nivel en crimen que se ha vivido en los últimos 30 anos.

La policía de Chicago no tiene ningún interés en poner fin a los crímenes en los barrios Africano americanos, Puerto Riqueños o Latino americanos. Están apuntando a estos barrios para así obligar a estos sectores oprimidos a abandonar las áreas donde han vivido por generaciones. Las mentiras del Alcalde Daley pueden confundir a algunos por algún tiempo, pero la verdad está saliendo a flote, y los hechos dan la pauta de que la gente oprimida continuará luchando por sus derechos.

inspector