Sunday December 15, 2019
| Última actualización: Saturday at 2:34 AM
Universidad de Illinois-Chicago

Trabajadores Sindicalizados Ganan Gran Victoria

por Joe Iosbaker |
October 1, 2001
Leer más artículos en

Chicago, IL - Un año de lucha ha traído el éxito para los empleados que pertenecen al Local 73 del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicio en la Universidad de Illinois-Chicago. El 17 y 18 de Septiembre. casí 400 empleados salieron a votar, la abrumadora mayoría a favor de un contrato nuevo.

"Nos matuvimos firmes, y salimos con el mejor contrato que jamás hemos visto" dijo Willie English, un mayordomo en servicios de plantel quien pertenece al comité negociador del sindicato. "Era una victoria tremenda despues de una batalla dura y larga".

El comité negociador había instado a la membracia a que lucharan en contra de la discriminación. La controversia mas grande para las negociaciones fue la discrepancia en salarios entre el plantel de la Universidad de Illinois en Chicago y los planteles en otras regiones del estado. La mayoría de los 720 miembros de la unidad de servicio y mantenamiento del local 73 en Chicago son afroamericanos y latinos; pero la mayoría de los equivalentes empleados en los otros planteles son blancos anglo-parlantes.

Otros asuntos que se negociaron para el contrato incluyen derechos de antigüedad en el trabajo, y seguridad de trabajo. El local 73 ganó avances importantes en ambas cosas.

Pero al lograr que los salarios en Chicago tienen que ser a par con los de las otras regiones del estado, el contrato producirá un aumento de hasta 30% en los cinco años que cubre el contrato.

Una Victoria Historica

Haber ganado este contrato significa mas cuando nos acordamos de la situación de hace dos años. En la primavera de 1999, los trabajados de "housekeeping" en los hospitales iban a perder sus trabajos con la privatización del nuevo Centro de Cuidado Externo (Outpatient Care Center). La gerencia anunció que los "housekeepers" eran "los peores que jamas hemos visto" y que costaban mucho mantener. Lo que sucedía en realidad fue una campaña por parte de los jefes de la Universidad de aseguarar que los HMO y las compañías de aseguranza podrían sacar mas ganancias de los pacientes. Deseaban compensarse de las perdidas que sufrían de "cuidado manejado" cobrandoles a los "housekeepers".

El local 73 pudo derrotar a aquel ataque, pero solo fue el comienzo. Desde aquel entonces, la Universidad de Illinois-Chicago ha intentado implementar un plan de privatización tras otro. Hubo una negociación secreta de unir a la los hospitales de la Universidad de Illinois, Rush Presbyterian y del Condado de Cook. Los jefes intentaron convertir a Cuidado Externo (Outpatient Care) en una corporación privada. Cuando esto fracasó, intentaron separar al hospital del Outpatient Care. Esto fue derrotado tambien, y luego el nuevo complot era separar al Centro Médico de la Universidad.

El local 73, la Asociación de enfermeras de Chicago, y otros peleabamos en contra de cada una de estas medidas. El año pasado el local 73 pasó a la ofensiva, con una campaña de organizar a los empleados del servicio de comida "Marriot" en los edificios de estudiantes. Con este contrato hemos llegado al frente para ganar.

Lecciones de la Lucha

Primera lección


La unidad: Hubo momentos en el año pasado cuando el cinismo nos amenazaba con debilitar a nuestra ferza luchadora. Muchos trabajadores no pudieron ver que los dirigentes y personal y el comité negocador estabamos trabajando en serio en la batalla con la gerencia. "No entendieron al poder de la unión, cuando los trabajadores en realidad nos apoyamos mutuamente" dijo Gail Hardison, delegada del sindicato en Housekeeping.

Fue un despertar brutal para la gerencia cuando mas de 400 empleados y personas que los apoyaban marcharon en junio. En todas partes en la unidad, trabajadores no-sindicalizados y de otros sindicatos, administradores, profesores y estudiantes estaban hablando del dinamismo del local 73. Saliando con tanta gente, la membrasía había comprobado que estabamos unidos y que ya no ibamos a tolerar mas abusos.

Segunda lección


Unidad con la Comunidad: La Universidad de Illinois-Chicago ha sido controlado por 35 años por fuerzas ajenas al pueblo de Chicago, es decir, políticos que son de los suburbios y de otras regiones del estado, en su mayoría Republicanos. Las comunidades alrededor de la universidad, en su mayoría afroamericanos y mexicanos, no han tenido mucho que decir sobre la forma en que las riquezas de la universidad son utilizadas. El local 73 ha estado haciendo alianzas con activistas y organizaciones comunales durante varios años.

Las alianzas claves que hemos hecho son con políticos afroamericanos y latinos tales como los senadores estatales Miguel del Valle, Donnie Trotter y la representante estatal Constance Howard. Estos políticos progresistas fueron eligidos en la ola de reformas de los 1980 que vino despues de la elección del alcalde afroamericano Harold Washington. Ellos ayudaron a la lucha del local 73 en contra de la expansión y del racismo en la Universidad.

Tercera lección

A ver la perspectiva mas amplia. El local 73 ha llegado al entendimiento que, como lo expresa delegado del sindicato y empleado del hospital Randy Evans "que La Universidad de Illinois-Chicago es parte de un plan maestro para re-formar al lado oeste de Chicago. Esto se está haciendo en tal forma como para perjudicar a la gente pobre y de clase trabajadora que reside aquí". Este plan de "Harvard en la Calle Halsted" tambien perjudica a la mayoría de los estudiantes de la institución. La "misión urbana" al comienzo de la existencia de esta universidad supuestamente significaba una oportunidad para los graduados de las escuelas secundarias de Chicago de conseguir una preparación universitaria de cuatro años que les permitiría seguir a los estudios post-graduados.

Sin embargo, el nivel de abandono de estudiantes minoritarios es tan elevado que la mayoría que entran no graduan.

El sindicato ha reconocido la causa común que tiene con los estudiantes que luchan en contra de los aumentos de colegiatura, con los estudiantes postrgaduados que hacen trabajo en la universidad y que desean ser reconocidos como sindicato, con los residentes de las viviendas públicas en esta zona que resisten la destrucción de sus hogares, y con los empleados no-sindicalizados de la universidad, tambien en su mayoría afroamericanos y latinos,, que exigen oportunidades de avanzar dentro de la Universidad de Illinois.

La agrupación de legisladores afroamericanos en la Asamblea General de Illinois tiene planeadas unas audiencias públicas. Estas audiencias no se han hecho porque hay otros asuntos para resolver.

La Lucha Sigue

Se acceptó el contrato el 12 de Septiembre, dias antes de otra sesión de la Junta de Síndicos de la Universidad que hubiera visto otro mitín grande. Activistas religiosos se juntaron para aportar su presión. La coalición "Trabajos con Justicia" ha ayudado a juntar a todos-sindicato,, empleados, estudiantes, comunidad-enn una gran coalición de apoyo.

Cassandra Fuller, integrante del Comité Negociador, que trabaja en servicios de comida, dijo "fue de gran ayuda que los Senadores estatales Del Valle y Trotter nos ayudaron. Todo mundo sabía que la Universidad de Illinois disponía del dinero necesario. Los legisladores les proporcionan los fondos pero a nosotros nos negaban los salarios iguales. La amenaza de que los legislatodores tomaran acción en el asunto fue lo que empujó a la gerencia de conceder, de otra manera "Todavia hubieramos sido sentados en la mesa de negociaciones" dijo Fuller.

Un asunto pendiente entre la gerencia y el sindicato es el uso de trabajadores temporales. Casi 1000 personas trabajan en la Universidad como empleados de "ayuda extra" o de "900 horas". La lucha a favor de dichos trabajadores seguirá adelante. Un trabajador de servicios de plantel, Elmo Alejandro, dijo "No es justo la cantidad de trabajo que hacen esos empleados sin beneficio alguno".

Durante el pasado año, el local 73 y la gerencia han estado en un combate total. Local 73 y su presidente Christine Boardman están comprometidos a seguir con esta lucha. "A base de este contrato, queremos aumentar al número de delegados sindicales tanto como la fuerza del sinidcato", dijo Bill Silver, el negociador principal. "Tenemos que parar al abuso de trabajadores temporales por parte de la Universidad de Illinois-Chicago.

Haber ganado este contrat representa un verdadero paso adelante para los empleados de la Universidad de Illinois en Chicago, pero las prácticas de la gerencia en el pasado nos enseñan que estamos en una tregua temporal en una guerra que sigue.

inspectorrandoness